domingo, 25 de diciembre de 2016

Paréntesis cuzqueño/cusqueño IX - Machu Picchu II (13/01/2016)

La historia de Machu Picchu es curiosa. Se supone que la ciudadela fue una especie de santuario religioso, sitio de reposo para el rey inca, e incuso, lugar de aprendizaje y estudio sólo para las élites incaicas, comenzada a construir alrededor del año 1400 d.C

Tuvo una población de entre 300 y 1000 habitantes. Los trabajos pesados en la ciudad los realizaban los mitmas (literalmente y según wikipedia: "colonos de diferentes naciones conquistadas por los incas llevados a la fuerza hasta ese lugar"). 

Coincidiendo con la guerra civil incaica y la llegada de los españoles, la ciudad fue siendo progresivamente abandonada (posiblemente el desgobierno hizo que los mitmas la abandonaran regresando a sus ciudades de origen) y naturalmente engullida por la frondosa vegetación del lugar

La zona fue ingnorada (pero nunca perdida), por remota, por el régimen colonial (salvo alguna posible incursión por descripciones en documentos del siglo XVI). Las nuevas rutas y caminos la fueron dejando aislada, hasta que en el siglo XIX varios exploradores (entre ellos Antonio Raimondi, al que se atribuye la frase "El Perú es un mendigo sentado en un banco de oro") pasaron cerca sin verla; o incluso de otros, se dice, que dataron su localización y llegaron a sacar objetos. 

Pero fue en julio de 1911, cuando el estadounidense profesor de historia y explorador Hiram Bingham, consiguió que un arrendatario de tierras, Melchor Arteaga, le guiara hasta la ciudadela, donde resultó que dos familias, los Recharte y los Álvarez, usaban algunos de los andenes de las afueras para cultivos, y los canales de agua incas, que aún funcionaban. Uno de los niños de las familias, Pablo Recharte, guió a Hiram Bingham hasta el núcleo urbano, totalmente cubierto de maleza. El profesor se quedó atónito por lo que allí había, por lo que comenzó a moverse entre universidades americanas y el gobierno peruano, para iniciar el desbroce del lugar (dicen por ahí que "a fuego limpio") y las excavaciones. 

Hiran Bingham en su tienda próxima a Machu Picchu en 1912.

De esta froma, Hiram Bingham sacó a la luz otra vez la ciudad. Aunque también se le achaca la salida irregular de miles de objetos de la misma, hacia las Universidades de EEUU, que aún hoy, no han sido devueltos en su mayoría.


Fotografía de Machu Picchu, en 1912, tomada por Hiram Bingham
Fuente: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/8/86/Machupicchu_hb10.jpg

Machu Picchu es patrimonio de la humanidad por la Unesco desde 1983 y está considerada una de las siete nuevas maravillas del mundo moderno. Todas estas consideraciones deberían hacer que el gobierno peruano tuviera especial cuidado con ella. Durante la visita, oí comentar que aunque la entrada diaria de personas está vetada a 2500 cupos, estos se superan en algunos miles (no me extrañaría con el deficiente sistema de venta de entradas a los lugares arqueológicos que encontré durante todo el viaje), sobre todo en temporada alta (mayo-septiembre). Esto pone en peligro la ciudad y los restos arqueológicos (parece que la Unesco anda mosqueada con ello), y hay en internet quien vaticina que algún día Machu Picchu sólo podrá verse desde miradores.

La ciudadela se divide principalmente en dos zonas: la de terrazas agrícolas cuyo relleno (de abajo a arriba: rocas gruesas, más finas, y arena) facilita el drenaje de agua de lluvia, y la zona de edificios a su vez dividida en sectores en los que se incluyen templos, plazas, y otros andenes destinados sólo a la contención del terreno y no a la agricultura...

Mapa de Machu Picchu

 Zona de terrazas dedicadas a la agricultura (en la zona derecha se ve la caseta llamada "Recinto del Guardián", desde la que hay una excelente vista/postal de Machu Picchu con el Huayna Picchu al fondo).

Aunque la zona edificada actual ocupa una superficie de 500 x 200 metros con unos 172 edificios, el llamado "Santuario Histórico de Machu Picchu", ocupa unos 326 km2, con montañas, zonas de selva, y otros restos incas que formaban parte de la red de infuencia y de abastecimiento de la ciudadela, a la que en tiempos llegaban ocho caminos.

Como comentaba en la entrada anterior, los mapas, horarios, documentación e información en general "brillan por su ausencia" en los lugares arqueológicos peruanos. Así que a posteriori, he conseguido algún mapa o esquema de lo que puede verse en la ciudadela (cito las fuentes).


Guiándome por los numeritos de este mapa, iré poniendo fotos de los sitios que revisamos ya sin lluvia, y sin guía:

- 5) Templo de las tres ventanas (y dos hornacinas a los lados). Se supone que representan los tres niveles espirituales de los Incas: el mundo de arriba (Cóndor o Hanan Pacha), el mundo donde estamos (Puma o Kay Pacha), y el mundo de abajo (Serpiente o Uju Pacha):


- 6) Templo Principal, con enormes y pesadísimas rocas base, de una pieza, sobre las que se supone que se colocaban las momias incas para su veneración. Las rocas del templo están inclinadas en su parte derecha debido a que la retirada de una árbol hizo que fallara el equilibrio del sistema de drenaje de lluvia de toda la ciudad. Delante de él ,la explanada de la Plaza Sagrada (3), detrás derecha el monte Huayna Picchu, y a la izquierda el observatorio solar Intihuanata:


- 8: Plaza Principal, con las "casas de las virgenes del sol" (12) o Acllahuasi, (doncellas seleccionadas para distintas ceremonias*) al fondo:


* Según wikipedia:
"Algunas de las mujeres eran destinadas al Inca como sirvientas, preparaban la chicha para el Inca.
Otras eran destinadas al dios Inti (sol), para sacrificio y preparación de la ceremonia, pero recuérdese que los Incas no siempre sacrificaban humanos, sino también llamas, cuyes y otros animales.
Otras eran elegidas como premio a los grandes guerreros incas y a la nobleza normal y de privilegio.
Pero todas ellas eran elegidas entre algunas y llevadas al recinto, preparadas, destinadas para lo que servían y otras se quedaban para enseñar a las mujeres (como mamacunas).
Eran elegidas por las mamacunas para ser esposas del inca o ser sacrificadas"
(sin comentarios)
 
- 9) Intihuanata (lugar en el que se amarra el sol) o reloj solar inca tallado con cuatro lados o puntos cardinales:

 (antes de que abriera)

(después de que abriera)

- En esta vista desde Intihuanata (hacia la montaña vieja), se ve el (4) "recinto de los sacerdotes" (con cinco ventanas), el "Templo de las tres ventanas" de lado y el Templo Principal desde atrás, además de la Plaza Sagrada:


En esta vista desde Intihuanata (hacia la montaña nueva o Huayna Picchu), se ven las "casas de las virgenes del sol" (12) Acllahuasi, y dos casitas con techo de paja que están a los lados de la Piedra Sagrada (10), por donde se va a la caseta de control para la subida al Huayna Picchu:
  

En esta vista desde Intihuanata, se ve el barrio de los Morteros (13):



- 10) la Piedra Sagrada (mide 7x3 metros) y se supone que está tallada conforme al perfil de las montañas que tiene detrás (Apu Yanatín).

(era difícil hacer una foto sin 2500 personas en medio)
 
- El 11 es Huayna Picchu, que visitamos en la tanda de las 10-11h (ver entrada anterior). 

- 14) Templo del Cóndor:



Las rocas de izquierda y derecha son las alas, y la roca en el suelo simula el cuerpo y la cabeza de un cóndor (uno de los dioses menores de los incas). Se supone que aquí se sacrificaban animales para que los cóndores vinieran a comerlos.

 (zonas aún derruídas)

 
- 16) Templo del Sol (con su extraño muro curvo): en él tenían forma de calcular los cambios de estación. El primer rayo de sol del amanecer entraría por una ventana disitinta en el solsticio de verano y en el de invierno:


- 18) Mausoleo Real (justo debajo del Templo del Sol):


Como dije, no da tiempo a ver todo. Por ejemplo, el "Puente Inca". Sin mapa, encontramos el acceso a eso de las 16:15 horas y como el parque se cierra a las 17h, ya no nos dejaron acceder.

 Situación del Puente Inca.

El Puente Inca es un paso estrecho creado en un precipicio de roca que permite el tránsito de un lado a otro. Actualmente no está permitido atravesarlo. Los troncos que lo cierran servían para permitir el paso o impedirlo como defensa.


Bastante frustrados por no poder verlo todo, porque hay mucho que ver, porque cuesta encontrarlo sin un mapa, porque no te avisan de la hora de cierre hasta que empiezan a echarte, porque además de que cierran pronto (a las 17h), hay accesos que cierran todavía antes, porque la niebla ocupa la mitad del tiempo útil que estás allí,... nos sentamos cerca de la que llaman "el Recinto del Guardián" (un lugar situado a bastante altura) con los pies colgando de una de las terrazas que allí había. Desde allí se veía una panorámica espectacular (recomiendo a todo el mundo subir). El cielo estaba casi despejado y se veían las montañas hasta muy lejos. Los turistas ya se habían retirado (el tren sale pronto por la tarde por lo que el que no haga otra noche en Aguas Calientes tiene aún menos tiempo para disfrutar de Machu Picchu), y entonces todo quedo en armonía: las llamas pacían tranquilas, la ciudad rodeada por la hoz del río estaba por fin vacía y llegaban las sombras de sol de la tarde, unas vizcachas (una especie de libre gigante de estos lares) jugaban entre las terrazas... En fin, fue entonces cuando pudimos paladear la belleza de este paraje.
  

(en esta foto, en la esquina inferior izquierda, puede verse la puerta de entrada a la ciudad, Puerta Principal)

Andando sobre la terraza en ese lugar vimos un efecto curioso: uno o dos pasos solo, producían un cambio de perspectiva bastante grande.
 


 Panorámica.

Decidimos hacer el camino de regreso a Aguas Calientes andando: todo ese camino zigzagueante que se veía en las fotos desde el Huayna Picchu de la entrada anterior, pero campo a través (hay un sendero para ello). Atravesamos bosque, y puentes sobre el río:




Y es que ibámos a pasar otra noche en Aguas Calientes para hacer el camino de regreso a la mañana siguiente, es decir, para pillar el recorrido del tren con luz. 

 Plaza de Aguas Calientes.