lunes, 27 de marzo de 2017

Isla de Pascua IX - Puna Pau cantera de los Pukaos y Ahu Huri a Urenga (enero y diciembre de 2016)

Puna Pau (cuyo significado es "manantial seco") es un volcán extinto de escoria roja (color debido a su alto contenido en hierro), relativamente blanda para ser tallada. Por ello, los rapa nui lo utilizaron para elaborar los tocados o pukaos rojos con los que coronaban a los moáis (constrastando así con el color pardo de la piedra del cuerpo).

 Situación del volcán Puna Pau en la isla.

Trataban de simular, quizá, el peinado que utilizaban los isleños, ya que para algunas clases sociales era probablemente tabú el cortarse el pelo, por lo que se enrollaba y recogía sobre la cabeza. ¿Y tenían algunos de ellos el cabello rojizo?

 Tocado de los rapa nui.

Se supone que los pukaos no se añadieron a los moáis desde el principio, sino al final de la época de los moáis (siglos XV-XVI), posiblemente durante las luchas tribales, para hacerlos más altos e imponentes, ya que en la isla solo hay unos cien pukaos frente a los casi mil moáis que hay contabilizados.

Puna Pau, Isla de Pascua A la derecha de esta foto pueden verse los primeros pukaos de la cantera.

Puna Pau, Isla de Pascua
 Recorrido en la cantera.

Puna Pau, Isla de Pascua
Los pukaos llegaban a ser llevados a plataformas hasta a ¡12 kilómetros de la cantera!

Puna Pau, Isla de Pascua
 Pukaos abandonados en la cantera del volcán Puna Pau
 Puna Pau, Isla de Pascua
Paseo por la cantera donde se aprecia el color de la piedra de este volcán.

Puna Pau, Isla de Pascua

Puna Pau, Isla de Pascua

Puna Pau, Isla de Pascua
Fondo del cráter donde se encuentran algunos pukaos.

Puna Pau, Isla de Pascua

Los pukaos tienen forma cilíndrica, lo que ayudaba a hacerlos rodar para ser trasladados a las plataformas (normalmente en la costa) donde estaban los moáis sobre los que iban a ser colocados, mediante rampas. Su tamaño varía, pero suelen tener unos dos metros de diámetro y dos o tres metros de altura. Su peso está alrededor de las 12 toneladas. 


Distintas versiones sobre como se colocaban los pukaos

Los tocados abandonados en la cantera no tienen el "rodete" (o moño superior más pequeño),...

Ahu Nau Nau, Anakena, Isla de Pascua

... ni la ranura con la que se encajaban en la cabeza de los moáis, ni las posibles decoraciones labradas con las que se adornaban algunos de ellos.

Puna Pau, Isla de Pascua
Tocado horadado (no es una ranura) por un pastor que lo convirtió en su refugio.

Puna Pau, Isla de Pascua
 Tamaño relativo de las cosas.

En Puna Pau ocurrió la leyenda que dio lugar al esquelético y ojeroso moái Kava Kava, que es la representación de un espíritu o aku-aku que ha desobedecido una norma o tabú y deambula entre el mundo físico y espiritual.


Talla del moái Kava Kava

Aunque algunos especulan con la inquietante idea de que esta talla tenga que ver con como se veían los rapa nui unos a otros cuando la superpoblación en la isla les hizo padecer hambruna y luchas tribales. 

Moai Kava Kava, Museo de Isla de Pascua

La leyenda dice que fue en este lugar donde el hijo mayor del rey Hotu Matu'a vio a dos espíritus con el aspecto del Kava Kava. Acabó tallándolos como los recordaba, dando lugar a esta figura que suele representarse en madera.

Moai Kava Kava, Museo de Isla de Pascua

Esta leyenda nos la contó una mujer que se encontraba a la salida de la cantera, donde tenía su pequeño puesto de artesanías. Nos dijo ser nieta de Pedro Atan, que fue escultor, descendiente de "orejas largas", alcalde de la isla y colaborador cercano de Thor Heyerdahl cuando este estuvo en Pascua en 1955 (le ayudó levantar y desplazar moáis, y le llevó a cuevas familiares) como el mismo relata en su libro Aku Aku.

 La nieta de Pedro Atan nos muestra una fotografía de su abuelo junto a Thor Heyerdahl.

El libro que hojeamos con ella.


Creo que Pedro Atan es el segundo por la izquierda en esta foto (en la que han encontrado el torso de un moái femenino). El tercero por la izquierda sería uno de sus hijos, de cabello rojizo.

Desde Puna Pau hay buenas vistas de la cercana ciudad de Hanga Roa. 

Vistas desde Puna Pau, Isla de Pascua

Vistas desde Puna Pau, Isla de Pascua

Cerca de la cantera de Puna Pau, se encuentra una de las pocas plataformas del interior de la isla (son sólo veinticinco, todas las demás están en el borde costero). Es una curiosa plataforma con un único moái llamado Ahu Uri a Hurenga:


La peculiaridad de esta plataforma de trece metros de largo por cuatro de ancho, restaurada en 1976 por el arqueólogo William Mulloy, es que su único moái tiene cuatro manos:


Se desconoce el porqué de esta rareza. La parte trasera de esta plataforma fue utilizada como plataforma de cremación (así era en la mayoría de los ahus). 

Ahu Uri a Hurenga, Isla de Pascua

Otras peculiaridades de este ahu o plataforma es que el moái sobre ella mira directamente al punto en el que sale el sol en el solsticio del invierno austral (en junio). Además está alineada con dos de los montes cercanos y otros ahus próximos. Se cree que algunas oquedades en piedras cercanas servían para acumular agua de lluvia y reflejar en ellas las estrellas para su observación (algo similar a lo que hacían los incas en Machu Picchu).

martes, 21 de marzo de 2017

Isla de Pascua VIII - Algunas cuevas de Isla de Pascua (enero y diciembre de 2016)

La Isla de Pascua está repleta de cuevas subterráneas de origen volcánico. Hay catalogadas unas 800, pero se sabe que hay muchas más. Solo algunas son visitables y están indicadas.

Formadas durante las erupciones volcánicas, por la circulación de lava y formación de burbujas de gases, agujerean el subsuelo de la isla y algunas tienen hasta siete kilómetros de longitud, dando lugar a uno de los sistemas de cuevas más grandes del mundo.

La mayoría de ellas son propiedad de las familias rapa nui, sirviéndoles de casa, refugio, escondite, almacén, lugar de reunión, paritorio, espacio ceremonial, celda, o incluso de lugar de enterramiento y veneración de antepasados. De hecho existe la creencia de que en las cuevas habitan los espíritus de los antepasados llamados "aku aku" o "varua", por lo que para entrar en ellas se realizaría una ceremonia acompañada de un alimento cocinado bajo tierra llamado "curanto" (Thor Heyerdahl relata en su libro "Aku Aku" las peripecias que sigue para visitar algunas de estas cuevas). Normalmente las cuevas están totalmente ocultas, y muchas perdidas, pues el acceso a las mismas era conocido por único miembro de la familia que solo lo transmitía antes de morir.

Entre el volcán Rano Kau, y la única población de la isla Hanga Roa (es decir, al sur de Hanga Roa), está la cueva Ana Kai Tangata:

 Situación de la cueva Ana Kai Tangata.

"Ana" significa "cueva", "Kai" tiene varios significados, "reunir", "contar", incluso arcaicamente "comer" (lo que ha llevado a especular si en esta cueva se pudieron producir episodios de canibalismo), y "Tanagata" significa "hombre"

Indicaciones para llegar a la cueva Ana Kai Tangata, al final de calle Policarpo Toro en el inicio al camino hacia el volcán Rano Kau.
 
Se supone que esta cueva fue un lugar de reunión o enseñanza relacionado con el rito del hombre-pájaro (Manutara), de ahí la decoración del techo de la cueva, uno de los pocos vestigios de arte rupestre en la Isla de Pascua, que se está perdiendo poco poco (cada vez se distingue menos). También se cree que fue un antiguo embarcadero o lugar de construcción de canoas.

Ana Kai tangata, Isla de Pascua

 Bajada a hacia la cueva Ana Kai Tangata:

Camino a Ana Kai tangata, Isla de Pascua

Para pintar la cueva (de unos cuatro metros de altura) se usaron pigmentos vegetales y minerales (rojos, blancos y negros) mezclados con grasa de tiburón:

Ana Kai tangata, Isla de Pascua

Ana Kai tangata, Isla de Pascua

Esta es una recreación de lo que se supone había pintado en el techo de la cueva (hasta hace no mucho bastante bien conservado): gaviotines apizarrados y barcos europeos, ambos como visitantes periódicos (del más allá) de la isla.



Cerca de esta cueva hay una piscina natural (frente al Hotel Iorana) donde actualmente está prohibido el baño por la fuerza de las olas y sus efectos:

Piscina natural próxima a Ana Kai tangata, Isla de Pascua
 Vista de la piscina natural.

Algunas fotos de la costa en esta zona de la isla:
 
Costa próxima a Ana Kai tangata, Isla de Pascua
Costa próxima a Ana Kai tangata, Isla de Pascua
En algunas zonas, la lava parece estar reciente.

Costa próxima a Ana Kai tangata, Isla de Pascua

Otra cueva muy conocida es Ana Kakenga o "Cueva de las dos ventanas", situada a unos cuatro kilómetros al norte de la población de Hanga Roa:

Esta cueva formada por la circulación de lava que le dio forma de tubo, de unos 50 metros de largo, que se bifurca, fue utilizada como cueva refugio durante las luchas entre tribus o clanes en la isla. 

Ana Kakenga, Isla de Pascua

La entrada a la cueva está bastante camuflada (a no ser que haya gente a la entrada esperando para visitarla). Y el acceso es estrecho y un poco claustrofóbico (hay que hacer un poco de contorsionismo si se quiere entrar). El uso de una linterna es necesario, hasta que se avanzan los primeros metros y la cueva empieza a ser iluminada por las dos salidas o ventanas de luz natural que dan directamente al mar (a 30 metros sobre él) y a un pequeño islote con unas vistas muy bonitas:

Ana Kakenga, Isla de Pascua
Entrada de la cueva, en el suelo, tapada con losas (paenga) para hacer más difícil su acceso.
 Final del camino a una de las ventanas de la cueva.

Ana Kakenga, Isla de Pascua

 Las dos ventanas de la cueva Ana Kakenga.

Ana Kakenga, Isla de Pascua


Vistas desde la cueva.

Ana Kakenga, Isla de Pascua

Islote Motu Tautara frente a la cueva

Vistas desde Ana Kakenga, Isla de Pascua

Y vistas de la costa, ya una vez fuera de la cueva:

Costa de Ana Kakenga, Isla de Pascua La costa ya una vez fuera de la cueva.

Islote Motu Tautara, Ana Kakenga, Isla de Pascua
Los islotes Motu Tautara y Motu Ko Hepoko, frente a la cueva.

Costa de Ana Kakenga, Isla de Pascua

La última cueva que visitamos es Ana Te Pau o "Cueva de los plátanos". Es otro antiguo canal de lava cuyo recorrido llega a medir unos siete kilómetros, al pie del volcán más alto de la isla (el Maunga Terevaka):

Situación de la cueva Ana Te Pau.
También es conocida como cueva del tambor, debido a que la capa de tierra que cubre la cueva, es decir, el techo, transmite las vibraciones que se producen sobre él, como resuena la piel de un tambor. En algunas zonas ese techo se ha caído, abriendo espacios a la luz y permitiendo el cultivo de algunas especies como plataneros.

Ana Te Pahu, Isla de Pascua

Esta cueva que también fue un refugio natural durante las luchas entre clanes, o invasiones de la isla, y se utilizó como vivienda hasta no hace mucho tiempo. Dispone de un depósito natural de agua y hornos de piedra (llamados umu pae).

Ana Te Pahu, Isla de Pascua

Ana Te Pahu, Isla de Pascua

Platanos de la cueva.

Otras cuevas de la isla mencionadas en anteriores entradas son las existentes en la playa de Anakena (en donde se supone que se refugiaron los primeros pobladores de la isla guiados por el rey Hotu Matu'a), o la que existe sobre la playa de Ovahe (donde parece que se han producido algunos desprendimientos), o las existentes en el menos conocido extremo noreste, en el volcán Poike, como la cueva de las vírgenes Ana o Keke (donde las doncellas eran recluidas para aclarar su piel).